Decir que el jamón ibérico es un auténtico manjar, no es ningún secreto. Lo que no todo el mundo sabe es que, además de ser delicioso, es un alimento nutritivo. Hoy, desde La Casa del Jamón, hablamos sobre las vitaminas del jamón ibérico, una razón más para consumirlo.

Descubriendo las vitaminas del jamón ibérico

El jamón ibérico es conocido por su exquisito sabor y su perfil nutricional. Este producto cárnico aporta una variedad de vitaminas y minerales que pueden beneficiar la salud de quienes lo consumen.

En particular, el jamón ibérico es una buena fuente de vitaminas del grupo B, vitamina E y vitamina D.

Vitaminas del grupo B

El jamón ibérico es una buena fuente de vitaminas del grupo B, que son esenciales para el funcionamiento del sistema nervioso, el metabolismo y la producción de energía.

Una de las vitaminas del grupo B presentes en el jamón ibérico es la B2 o riboflavina, que ayuda a convertir los alimentos en energía y a mantener la salud de la piel, el cabello y las mucosas.

Otra de ellas es la B1, que favorece la transformación de los carbohidratos en energía.

El jamón ibérico también aporta vitamina B3 o niacina, encargada de convertir los alimentos en energía y mantener la salud de la piel, el cabello y el sistema nervioso.

Por otro lado, también contienen B6 o piridoxina y ácido fólico, esencial para un correcto desarrollo del feto durante el embarazo.

Finalmente, dentro de las vitaminas del jamón ibérico está la B12 o cobalamina, beneficiosa para el sistema nervioso y la producción de glóbulos rojos.

Otras vitaminas que aporta el jamón ibérico

Además de vitaminas del grupo B, el jamón ibérico también contiene vitamina E. Se trata de un potente antioxidante, que previene el envejecimiento celular. También ayuda a mantener la piel y las membranas sanas.

Por último, el jamón ibérico nos aporta vitamina D, que favorece la absorción del fósforo y el calcio. Además, ayuda a mantener los huesos, dientes y sistema inmune sanos.