Aunque parezca mentira, todavía hay mucha gente que retira la grasa del jamón, sin saber que es en gran parte responsable de su sabor. Es más, es una parte llena de aroma y sabor, a la que se le puede sacar mucho provecho. Por eso, hoy desde nuestro blog de La Casa del Jamón, os proponemos diferentes formas de aprovechar la grasa del jamón. ¡Seguro que no volvéis a tirarla!

Aprovechar la grasa del jamón en casa

Aprovechar la grasa del jamón ibérico es una práctica culinaria que ha ganado popularidad en los últimos tiempos. La grasa de esta exquisitez gastronómica puede aportar un sabor intenso y único a una amplia variedad de platos, convirtiéndose en un ingrediente versátil y delicioso.

Manteca o aceite de jamón

La grasa del jamón ibérico se puede utilizar como una manteca o aceite para cocinar. Es perfecta para hacer sofritos, salteados, tortillas y otros platos que requieran un toque de sabor y aroma.

Para ello, simplemente derrítela a fuego lento y cuélala para eliminar cualquier impureza.

Sustituto gourmet de la mantequilla

En algunas regiones de España, preparan tostadas utilizando la manteca de cerdo. Prueba en su lugar a utilizar la grasa del jamón. ¡Un bocado espectacular y delicado!

Salsas enriquecidas

Del mismo modo, una pequeña porción de grasa de jamón ayuda a dar un toque único y aromático a nuestras salsas.

Potenciadora de sabor en guisos y verduras

Por otro lado, la grasa del jamón ibérico puede utilizarse para enriquecer diferentes platos, aportándoles un extra de sabor y aprovechando los matices que les aporta.

Algunos de los platos que se pueden elaborar con esta grasa son lentejas, guisos, legumbres, verduras salteadas, entre otros.

Recetas innovadoras

Finalmente, los más cocinillas pueden aprovechar la grasa del jamón para dar un toque novedoso a sus platos. Por ejemplo, cortada finamente es ideal para utilizarla a modo de velo ibérico, que se deshace en la boca.

Y vosotros, ¿cómo aprovecháis la grasa del jamón en casa?